gr-28-2-2012-180514euria2¡Hola! ¿Cómo te va todo? Bien, regular, mal, muy mal… muy muy mal… quizá genial. Somos una especie interesante, sin duda. Impredecible, particular, imperfectamente perfecta.

Sigo aprendiendo de aquellos que a mi lado, saben mirar de otra manera, transformando lo que nos rodea en algo distinto. No hay nada como intentar ponerte tras los ojos de esas personas, o mejor dicho, utilizar por un momento el filtro que utilizan para interpretar la realidad.

Mi realidad, tu realidad, su realidad… no hay una igual. Ni una. Por eso, quizá, nos cueste tanto entendernos. No somos capaces de entender que lo que para mí es bueno, para otro no lo es; lo que para mí es dolor, para ti es llevadero; lo que para mí es estresante, para ti es divertido; lo que para mí es necesario, para ti es prescindible…

Y así es como ocurre en casi todas las grandes discusiones y conflictos, enfados monumentales, pequeñas o grandes guerras, dialécticas y armadas, enamoradas o desdichadas.

Porque nunca nos enseñaron a ponernos tras los ojos de esas personas que saben ver más allá de sí mismos. Que saben entender lo incomprensible.  Que perdonan cuando muchos solo aspiran a la venganza. Que aceptan la realidad tal y como viene sin dejar de perseguir un objetivo. Que nos traen paz sin tan siquiera hablar. Que saben ponerse bajo el sombrero de cualquiera, porque nunca quisieron un sombrero. Que saben que, a pesar de las apariencias, todos somos uno. Que cada vez que escuchan, vacían el vaso de prejuicios y experiencias. Que saben sonreír cuando para ti lo más sencillo sería llorar.

¿Has tenido la oportunidad de conocer alguien así? Haberlos, haylos.

 

Anuncios