Etiquetas


Fran. alumno del Instituto de Enseñanza secundaria  Vila-roja de Almassora, en Castellón,  fotografió a sus compañeros recibiendo clase con mantas. “Hacía tanto frío, y la calefacción no iba, que dijimos de hacer una foto en plan reivindicativo”.

Del móvil a facebook, de facebook a los medios, de los medios a otras tantas personas que viviendo casos similares, publicaron sus frías experiencias en distintas redes sociales. Ya pueden contarse más de 45 casos (según una lista creada por Compromís) en toda la Comunidad Autónoma.

Y no, no se ha roto inesperadamente la calefacción en todos ellos. Los impagos del Consell imposibilitan su puesta en marcha, tan sencillo y tan dramático.

¿Pero cómo es posible llegar hasta este punto y que no se mueva ni un sólo responsable político de su sitio? ¿No hay culpa ni culpable? ¿Es la crisis? ¿El último campeonato de fórmula uno? ¿Ha sido un golpe de mala suerte? ¿Quizá algún que otro milloncejo echado a perder?

Es culpa nuestra, está claro. Yo lo acepto, y como tal, apruebo todas las medidas que considere el Ejecutivo para compensar el balance de las cuentas Autonómicas y del Estado.

No ha habido más responsables que nosotros, está claro. Lo entiendo, y asumiré gustoso cualquier pérdida de servicios (educación, sanidad, servicios sociales, etc.) devenida del más que necesario ajuste presupuestario.

Desde aquí, quiero pedir disculpas a todos aquellos que no han gestionado bien el dinero público, porque en realidad, la deuda acumulada, no tiene nada que ver con ellos… no quiero que lleven esa losa sobre sus espaldas. En realidad, nosotros hemos encendido la mecha… sin ir más lejos, a mí se me ocurrió hace algunos años comprar un piso de70 m2, de segunda mano, sin trastero, pero con garaje, eso sí.

Lo reconozco, me endeudé (hipotequé) Y lo hice sabiendo que el piso, era un capricho, una pijería que con el tiempo, sólo me iba a traer desgracias…

También lo reformé. Sí, sí, como oyen. Y además, de vez en cuando, viajo (esto no se lo cuenten a nadie)

Estoy muy arrepentido. También lo están, seguro, los chicos y chicas que se llevan mantas al instituto… porque en el fondo, saben que la culpa de que no haya calefacción es de ellos mismos.

Sin embargo, hay una importante diferencia entre ellos y aquellos que les han llevado a pasar frío en clase. Los primeros ya han adquirido un mínimo sentido de la justicia, porque entienden que cuando no estudian, suspenden. ¿Qué ha pasado con los segundos estos últimos tiempos?

 

Anuncios