Etiquetas

, , , ,


Y así... pensamos, lo copiamos en el disco duro, lo volcamos en la red y nos sentamos para de nuevo repetir el proceso.

Lo sorprendente del pensamiento es que te va llevando a puntos opuestos con una fluidez extraordinaria… puntos que en muchos casos son complementarios.

Internet goza y peca de parabienes y sus contrarios… creo que todos podemos enumerar unos cuantos tanto de un lado como del otro.

Hace “dos días” estaba convencido en colocar entre los pros (y con matices así sigue siendo) la posibilidad que ofrece para transmitir e informar acerca de temas difícilmente accesibles por medios convencionales (prensa, radio, etc) así como de dar la oportunidad a cualquiera de expresar sus opiniones y fundamentalmente su malestar respecto a todo lo que nos acontece hoy en día.

Así,  si uno quiere informarse acerca de qué posición ocupa España en la venta de armas, los entresijos del once de septiembre, teorías alternativas a las oficiales respecto a la guerra en Afganistan, o Irak… qué mejor sitio que Internet. ¿Dónde si no? … Si uno pretende “rajar” y poner a caer de un burro a los políticos,  grandes ejecutivos y  lobbys que hacen y deshacen a su antojo… qué mejor sitio que Internet.

Pero como os decía, así por arte de magia,  por aquello de que hoy algo es blanco y mañana negro (imagino que es lo que tiene evaluar tus conclusiones continuamente)… en este instante me he planteado lo siguiente: ¿ y si Internet es el fantástico cajón sin fondo donde pequeños como nosotros podemos vomitar toda nuestra rabia y malestar? Perfecto ¿no? No me digáis que creado con tal fin o no, es una fantástica herramienta de desahogo y por tanto, atenuadora de acciones por nuestra parte… porque si de algo adolecemos en general es de falta de acción.

Vaya… que las palabras se las lleva el viento… y por mucho que estén almacenadas en un servidor, así sigue siendo. Sin embargo, cuando uno las escribe y piensa: “oye, esto quizá lo lean otros muchos que piensan como yo… quizá esto nos anime a dar otro paso, para dejar los teclados y comenzar a tomar decisiones concretas”… siente cierta liberación, porque ha puesto su granito de arena para favorecer el cambio. Eso creemos.

Y ale… ya estamos de nuevo en nuestro estado perpetuo de stand by (consumo en espera de diferentes aparatos electrónicos) hasta que nos vuelva a hervir la sangre, vomitemos y de nuevo, pulsemos off. Gracias Internet.

Anuncios